Un futuro para la vida silvestre.

26.07.2016 - 14:17

La WAZA (Asociación Mundial de Parques Zoológicos y Acuarios) establece los criterios para la conservación en cautiverio de la fauna silvestre.

La WAZA establece que los zoológicos deben:

  • Ser instituciones científicas serias y respetadas tanto por la comunidad científica como por la conciencia del público general.
  • Ser líderes y mentores en la educación formal e informal en pro de la conservación.
  • Su rol educacional debe ser relevante influenciando los valores y comportamiento de la gente.
  • Deben apoyar activamente los programas de conservación en vida libre.
  • Deben manejar las poblaciones animales manteniendo su salud genética para su viabilidad a largo plazo en caso de ser necesaria su reintroducción.

¿Es posible plantearnos la conservación de la biodiversidad en la propia naturaleza?

Realizar la Conservación de la Biodiversidad en la propia naturaleza es la forma más eficiente, pero presenta enormes dificultades e incluso muchas veces imposibilidades.

Justificación de la conservación de la biodiversidad en cautiverio:

La posibilidad de mantener poblaciones genéticamente estables, no sólo de individuos sino de los propios genes. Esto requiere del desarrollo de líneas de investigación en diferentes áreas como la biología, los aspectos médicos y reproductivos, alimentación y comportamiento, que garanticen el desarrollo de las poblaciones en cautiverio y aporten datos clave acerca de las poblaciones en libertad.

Un doble desafío para los zoológicos modernos

Además de garantizar la salud genética de sus poblaciones, es un gran desafío para un zoológico lograr el mejor standard posible de bienestar animal.

¿Qué se entiende por bienestar animal de los animales en cautiverio? Es el estado de satisfacción de las condiciones biológicas, psicológicas y ambientales que requiere un animal para desarrollarse, vivir sano y expresar su conducta naturalmente. Es cuantificable e independiente de consideraciones éticas.

Antiguamente los indicadores de bienestar animal eran la longevidad y la reproducción. Sin embargo se ha estudiado que los animales pueden reproducirse y vivir aún en las situaciones más estresantes.

Por ello actualmente se han desarrollado indicadores para medir el estrés, como el nivel de corticoides en saliva, sangre o materia fecal, aunque no sea posible en todas las especies, o en los casos de estrés crónico. Debe estudiarse en qué ocupa su tiempo el animal, de manera de prevenir comportamientos patológicos e implementar técnicas de enriquecimiento ambiental.

En definitiva, garantizar su salud física y psicológica.

Compartir