Historia del Zoológico Parque Lecocq

01.08.2016 - 13:01

El Parque Lecocq se creó a partir de un proyecto del arquitecto Mario Paysée ejecutado entre 1946 y 1949. Este zoológico se suma a los esfuerzos conservacionistas llevando adelante planes de conservación de especies amenazadas de extinción

Hacia 1940 comienza a plantearse la posibilidad de trasladar el zoológico de "Villa Dolores" a un predio más amplio, donde los animales pudieran ser alojados en recintos naturales. Por esta época se creó una Comisión en la Junta Departamental de Montevideo con la finalidad de estudiar el traslado del zoológico, pero finalmente se adoptó la resolución de construír uno nuevo

El Parque Lecocq tiene sus orígenes en un proyecto del arquitecto Mario Paysée, ejecutado entre los años 1946 y 1949, el cual tenía como objetivo crear un zoológico con especies de todas partes del mundo. Así creo este zoológico totalmente innovador para la época.

Concibió la distribución de los animales en amplios recintos, de acuerdo a un criterio zoogeográfico. Las áreas destinadas a los animales fueron ubicadas según se encuentran en la Tierra y teniendo en cuenta las migraciones que los animales hicieron naturalmente.

Las tierras originalmente pertenecían a Francisco Lecocq (1790-1882), empresario y político uruguayo. Tiene una extensión que alcanza las 150 hectáreas, con zonas de pradera, bosque y superficies de agua.

El Parque Lecocq se suma a los esfuerzos conservacionistas llevando adelante planes de conservación de especies amenazadas de extinción en el zoológico propiamente dicho, así como protegiendo el hábitat de más de 150 especies de vertebrados (peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos) y un número indeterminado de invertebrados que allí viven en estado silvestre.

En el año 2000 se elaboró el Plan Maestro del Parque, donde se estipuló que su visión, o sea ‘hacia dónde queremos ir’, es “ser un centro de ayuda a la preservación de las Biodiversidades a nivel Nacional e Internacional”. Los caminos para lograr esto es mediante:

  • Programas de conservación de especies amenazadas de extinción
  • Programas de educación ambiental
  • Proyectos de investigación, tanto en cautiverio como en la naturaleza.
Compartir